Hacer trampa en los videojuegos será un crimen en Corea

El gobierno de Corea aprobó recientemente una ley que vuelve ilegal la creación y distribución de programas «que no están permitidos por las compañías desarrolladoras de videojuegos en sus Términos y Condiciones de uso». Esta restricción incluye aimbots, programas de hacking o cualquier otra modificación que altere el juego y le brinde una ventaja injusta al jugador. De esta manera, Corea se suma a los pasos de Japón, quien ya contaba con una regulación similar. Los legisladores coreanos aprobaron esta ley luego de un penoso acontecimiento donde un jugador profesional fue suspendido a mitad de una trasmisión en vivo mientras jugaba Overwatch.

Herramientas de hack en League of Legends

Sin embargo, ¿está el Gobierno coreano cruzando la línea? Después de todo, Blizzard y Riot Games son claros ejemplos del control y contención de estas problemáticas. Blizzard tiene una política de tolerancia cero con respecto a los tramposos, y la sola manipulación del cliente de League of Legends puede transformarse en un bloqueo de tu cuenta. Además, las autoridades podrían confundir complementos de terceros que muchas veces son inofensivos con software malicioso. Si tales errores ocurren, muchos jugadores inocentes podrían perder su derecho a jugar libremente. A pesar que hacer trampa está mal, Corea podría haber tomado un paso demasiado lejos en esta ocasión.

Etiquetado en: